Tatuajes

Cuidados necesarios cuando te haces un tatuaje


Algunos dicen que la piel es el lienzo del cuerpo esperando ser abordado por un artista que sepa plasmar en un dibujo la esencia de nuestra personalidad, nuestras características y nuestro lado más oculto, aquel que nadie sospecha. Si algunos quieren lucir como un grafiti andante está bien por ellos, pero existen ciertos cuidados que deben tener en cuenta antes de dejar que el "pincel" pase sobre su piel. Se trata de una decisión que es para toda la vida y lo menos que pueden hacer es conocer acerca de los cuidados más básicos.

Si vas a tatuarte, recuerda que no debes quitarte la venda de tu tatuaje las primeras 24 horas después de realizado el trabajo. Mira que el tatuador emplee una venda de material grueso, que sea absorbente y antiadherente a la vez, así previenes la presencia de bacterias. De acuerdo con https://consumer.healthday.com/espanol/, los expertos han relacionado la aparición de una bacteria por infección en tatuajes, se trata de la Mycobacterium haemophilum. Según se pensaba anteriormente, esta bacteria solo atacaba a las personas con sistemas inmunitarios débiles, no obstante se presentaron casos en que personas con sistemas inmunitarios normales que decidieron tatuarse experimentaron sarpullido e infecciones cutáneas crónicas.

Una vez haya transcurrido el tiempo recomendado por el tatuador lava tu tatuaje con agua tibia y jabón antimicrobiano. Emplea las yemas de tus dedos para limpiar excesos. No emplees jabones con perfume o que contengan alcohol ya que podrían irritar la herida e incluso estropear el tatuaje. Debes limpiar el área entre 2 y 3 veces al día en el transcurso del primer mes. Trata de no frotar con toallas, en vez de eso sécate dando pequeños golpes con una toalla o una gasa. Asegúrate de que la herida quede bien seca.

Si lo deseas, puedes aplicar una capa fina de ungüento sobre el tatuaje; realiza esta operación unas dos veces por día. En lo posible, evita el uso de productos a base de petróleo. Aplica crema antibiótica durante una semana, te ayudará a prevenir infecciones.

¡Ojo con tus uñas! Por más que sientas ganas, no vayas a arrancarte aquellas pequeñas costras que se hacen visibles. La sanación completa se dará después de unas 4 o 6 semanas. Si la picazón es constante, puedes aplicar compresas húmedas y calientes sobre las costras por espacio de cinco minutos, entre dos y tres veces al día para ablandarlas y ayudarles a que se caigan solas. ¡Pilas con aplicar pomada o lociones en las costras blandas!

Es importante que mantengas hidratada la herida, puedes hacerlo a través de vitaminas A y D o con Bepanthol, uno de los hidratantes más usados y que actúa también como cicatrizante. Evita los hidratantes con perfumes, alcohol, lanolina o ceras y olvídate de los aceites, estos dañan el tatuaje y además originan alergias e irritaciones y pueden taponar los poros, dando vía libre a las infecciones.

Puedes tomar un duchazo después de haberte mandado hacer un tatuaje, pero cuida de no emparamar completamente el dibujo, y si de casualidad le cayó jabón o champú debes aclarar inmediatamente. Si quieres ir a pisciniar aguanta unas tres semanas, de lo contrario tu tatuaje podría llegarse a perder para siempre. Espera hasta que el tatuaje cicatrice si es que quieres irte a darte un chapuzón.

Tampoco te expongas demasiado al sol, si el tatuaje es reciente tu piel se va a irritar y tu diseño perderá brillo. Aplica protector solar de nivel alto (factor 30 o superior) para salvaguardar tu tatuaje de los rayos ultravioleta.