Piercing

Cuidados básicos para tu piercing


Ya tenemos claro que eres alguien que está a la moda, que te gusta probar experiencias intensas y que no temes al qué dirán. Seguramente ya habrás leído nuestro artículo acerca de cómo cuidar tu tatuaje recién hecho, si no lo has leído aún, ¿qué esperas para hacerlo? Hoy el tema a tratar será el de los piercing; si quieres lucir "a la onda" está genial, pero si no quieres quedar por fuera de onda más te vale observar las recomendaciones que tenemos parea ti, si es que ya has decidido perforar tu piel.

Ten presente que se pueden presentar muchas complicaciones después de haberte colocado un piercing; muchos de los inconvenientes están relacionados con el tema de higiene en el área donde fue efectuada la perforación. Realizar una limpieza regular en la zona en cuestión es fundamental para prevenir infecciones. Los cuidados de un piercing todos son muy similares, independiente de la parte donde te lo coloques, pero si decidiste colocarlo en tu boca las medidas de seguridad son diferentes. El sitio https://www.mujerhoy.com/ hace una serie de recomendaciones al respecto; se advierte, por ejemplo, que estos extraños objetos puestos en la cavidad bucal pueden no solo pueden originar las molestias comunes que se presentan sino que, además, pueden obstruir los tratamientos odontológicos que se estén llevando a cabo, e incluso podría haber riesgo de fractura o desprendimientos del esmalte.

Si tu piercing está en otra parte de tu cuerpo, entonces debes llevar a cabo los siguientes consejos de higiene; estas recomendaciones se aplicarán dos veces al día para prevenir complicaciones:

  • Comienza por lavar muy bien tus manos con agua y jabón antes de manipularlo.
  • Humedece la piel que está alrededor de tu piercing, puedes realizar esta tarea a través de un bastoncillo, de esa forma ablandas aquellas costras que pudieron haber formado para que las puedas retirar fácilmente. Al igual que en el caso de los tatuajes, no las arranques o de lo contrario puedes estar infectando el agujero.
  • Debes lavar correctamente la perforación, para ello emplea un jabón neutro y después aclara la zona con bastante agua. Luego de que hayas retirado todo el jabón rocía tu piercing con suero fisiológico. Tienes que estar pendiente de que el suero entre al orificio.
  • Cuando vayas a secar tu piel hazlo delicadamente con una gasa esterilizada o un bastoncillo. ¡Ojo con emplear las manos! Tampoco vayas a usar toallas ni algodón ya que así te expones a que la herida se infecte.
  • Debes saber que además de una adecuada higiene hay otras precauciones que debes tener en cuenta, sobre todo cuando la herida ya está cicatrizando:
  • Evita vestir ropa demasiado ajustada o complementos que rocen tu piercing o que amenacen con arrancarlo.
  • Ni pienses en quitarte tu piercing sino hasta que haya cicatrizado. Si por alguna razón te lo tienes que quitar trata de tener un objeto de acero que pueda reemplazarlo para no dejar que el agujero se cierre.
  • Si el objeto metálico está en tu boca abstente de fumar, masticar chicle, tomar alcohol o comer alimentos demasiado picantes. Evita consumir comidas demasiado calientes.
  • Pilas con rociar alcohol o agua oxigenada sobre tu perforación, esto podría demorar aún más la cicatrización.
  • Intenta no estar manipulando tu piercing a cada instante mientras la herida se cierra.
  • No apliques sobre el orificio ningún producto cosmético.
  • Si quieres sumergirte en la piscina o en el mar, o si estás pensando en ir de relax al spa, aguántate las ganas por el momento.
  • Si en el tema del sexo te gusta la aventura te recomiendo que mientras lleves tu piercing en la boca (o en los genitales) te vayas por lo más clásico, que es la posición del misionero.